Publicado el: Jue, ago 23rd, 2012

¿Qué es un dandi?

 

Al sólo leer la palabra dandi, viene a nuestra mente una golosina redonda, cubierta por muchos colores y rellena de chocolate. Pero resulta que en el siglo XVIII y a finales del siglo XIX, un dandi era una persona. ¡Si una persona! que vestía muy elegante, de gusto refinado y que poco a poco se fue convirtiendo en un referente de la moda y de costumbres, para la época. 

La corriente se denomina dandismo, la integraban personajes de la pequeña burguesía o de la aristocracia naciente, esta tendencia contribuyó a lo que es la moda masculina actual. Uno de los principales exponentes del dandismo fue George Brummel, a quién llamaban "el rey de la elegancia", Brummel era de origen humilde, su padre fue secretario de Lord North, gracias a este trabajo pudo reunir una pequeña fortuna, su abuelo era confitero de Bury Street, al morir su padre comenzó a gastar todo lo que tenía en guantes, sombreros, bastones, finas camisas e innumerables accesorios, todo se le iba en prendas.

Brummel poseía una elegancia innata, todo el que lo veía se quedaba perplejo, por la manera impecable como vestía, algunos anécdotas que existen sobre el cuentan, que era muy meticuloso a la hora de vestirse, duraba aproximadamente dos horas y el nudo de la corbata era el acto sagrado, Brummel se levantaba el cuello de la camisa, a distancias agigantadas, que casi tapaban su rostro, luego se anudaba la corbata, cosa que no era fácil, ya que ensayaba diez, quince y hasta veinte minutos, cada vez que fallaba, la corbata era lanzada al suelo y reemplazada por otra, cuando por fin quedaba satisfecho, el rey de la elegancia miraba las corbatas desechadas y decía "hay que ver cuántos errores se cometen".

Brummel fue para la época un hombre destacado, por su buen gusto y refinamiento, creando más fuerza, en lo que se convirtió en un movimiento, su existencia es discutida hasta la fecha, sin embargo, un dandi puede ser cualquiera, un dandi puede estar en cualquier época, en cualquier siglo, un dandi debe ser aquel que pase inadvertido, donde la elegancia sea el silencio.

"No os hagáis ilusiones, la verdadera elegancia consiste en pasar inadvertido"

George Brummel.

 

Autor

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*