Publicado el: Mie, ago 15th, 2012

Mi diosa o mi demonio

Lo que empezó con una seña directa, brusca y peligrosa, lo que pensé que no sería, fue, me atreví a llegar hasta su casa, siempre me atrevo, no tuve miedo, su seguridad me acogió, fui a verle subestimando lo que podía pasar y me encontré con una mirada dulce, con una sonrisa inconfundible, pura, con gestos que serán solo para mí, o eso me gustaría creer, me aferré a ese momento, a ese jueves que me dejó con una esperanza enorme, con un sueño que en este momento parece imposible, pero para mí, no existen imposibles. 

Deseo poder escribirle cada día que no estará conmigo, cada día que no sabré de ella, 3 años debo esperar, me duele aquí adentro, hoy te siento más que nunca y cuando reviso, veo que estás tan lejos, que no puedo buscarte, que te convertiste en una sombra oscura, que me hará daño si oso en acercarme.

Ayer me escribió, dice que por equivocación, bah! supe que tiene bronquitis, está enferma y no puedo hablarle, me reprimen saber como se encuentra, en 3 años pasarán tantas cosas, solo deseo que haya salud en ambos polos, para que puedan unirse nuevamente, si llegase a ser, ¿ eres mi diosa o mi demonio? pues no lo sé, si me acerco corro el riesgo de caer en un laberinto oscuro, si me acerco puedo volver a sentir su piel, si me acerco, solo si me acerco, pudieran pasar tantas cosas. 

Cuando el jefe ordena y dice que te mantengas detrás de la raya negra, debes obedecer, así sea en tu contra, porque ese negro solo significa dolor y rencor, si el jefe amenaza obedeced, porque no tendrá piedad con vosotros. No es admisible en mis pensamientos obedecer a la fuerza, soy un ser pensante, que siente grande, que te quiere profundo, y no puedo cruzar la raya negra, estoy aquí al margen de ti, por encima de mis deseos antepongo la razón.

Bendita seas entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

 

Martín De Pablos

Autor

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*