Publicado el: Lun, sep 17th, 2012

La bombilla de cien años que sigue dando luz

Share This
Tags

Después de cien años bajo tierra, escondida junto a una cápsula de tiempo, la vetusta bombilla encendió como si acabara de comprarse en una tienda.

El alcalde de Cleveland (EE.UU.), los ejecutivos de la empresa de iluminación GE Lighting y los obreros que encontraron la caja, no lo podían creer.

La cápsula, una caja plomiza que guardaba otras cuatro bombillas y varios documentos de comienzos del siglo XX, fue encontrada esta semana debajo del pilar de uno de los edificios del parque Nela, considerado uno de los primeros parques industriales del mundo.

Los operarios llegaron a la caja después de remover las bases de uno de los edificios originales del campus. Este año el parque, considerado patrimonio histórico de EE.UU., celebra su centenario con una remodelación de algunas de sus construcciones.

Mientras removían los escombros encontraron cinco bombillas alargadas cubiertas de arena que inexplicablemente se conservaban intactas y que estaban encima de una caja de plomo.

Después de limpiar una de ellas, de 40 vatios y filamentos de tungsteno, el equipo la atornilló en un toma de luz y, de repente, la fina bombilla de cristal se encendió un siglo después de que fuera enterrada.

El tungsteno, también conocido como volframio, es un metal escaso de color gris acerado que tiene el punto ebullición más alto de los metales. Los filamentos de las primeras bombillas se elaboraban con dicho material.

El 25 de marzo de 1912 un grupo de ejecutivos y empleados de GE Lighting se reunieron en el parque Nela para enterrar una cápsula del tiempo.

En ella incluyeron un periódico, folletos, pines, fotos y algunos de los objetos más avanzados de la época: las bombillas. Su objetivo era que las generaciones futuras que encontraran la cápsula pudieran conocer el desarrollo tecnológico de la época.

Ya había pasado una generación desde que Thomas Alva Edison presentara una pequeña lámpara incandescente que estuvo encendida durante 48 horas. Pero, a comienzos del siglo XX, su uso se estaba extendiendo masivamente por todo el mundo. GE Lighting fue una de las empresas pioneras en su fabricación y distribución.

Cien años después otro grupo de ejecutivos y empleados se reunieron para abrir la cápsula del tiempo y para analizar las cinco bombillas que le acompañaban. "El tesoro", como ya lo describen en la compañía, estaba compuesto de dos lámparas de tungsteno de 40 vatios que se utilizaban en la construcción, una de 40 vatios de tántalo (uno de los metales más resistentes a la corrosión) y dos bombillas de 60 vatios elaboradas con carbono metalizado.

Tanto las bombillas como los elementos de la cápsula del tiempo serán exhibidos al público en el parque Nela.

A pesar de ser considerado uno de los principales inventos del siglo XIX, en 2009 la Unión Europea comenzó a prohibir la fabricación y distribución de bombillas.

Según la Comisión Europealas bombillas incandescentes gastan entre cuatro y cinco veces más energía que las de nueva generación.

Las bombillas están siendo sustituidas por opciones más eficientes, como lámparas fluorescentes compactas y las basadas en tecnología LED, lo último en tecnología lumínica.

Fuente: www.bbc.co.uk

 

Autor

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*