Publicado el: Mie, sep 19th, 2012

¿Mito o realidad?

Share This
Tags

El uso de teléfonos móviles y redes inalámbricas es seguro. Es la conclusión de un estudio elaborado en Noruega que ha analizado todas las amenazas que se les atribuyen, y las ha descartado. Ni riesgo de cáncer, ni de infertilidad, ni ninguna otra enfermedad o problema de salud. Estos dispositivos no mostraron la capacidad de dañar a los que se encuentran bajo su influencia. Aunque ésta sea prolongada en el tiempo.

Los responsables del estudio, encargado por elInstituto de Salud Pública Noruego, revisaron toda la literatura científica independiente y de calidad sobre el tema. No encontraron evidencias de ningún riesgo para el cuerpo humano derivado del uso de estas tecnologías. Un resumen del dossier completo está publicado, en inglés, en su propia página web.

Los campos electromagnéticos creados por ondas de radio pueden ser perjudiciales para la salud, pero sólo cuando la potencia es elevada. Un exceso puede aumentar la temperatura de los tejidos, o estimular las células nerviosas, y ser dañina. Se estima que una persona sometida durante 30 minutos a 4 vatios por cada kilo de peso aumentaría su temperatura corporal 1 ºC. Ahí se ha establecido la barrera de lo que se considera peligroso.

Pero la normativa internacional exige que las antenas de los teléfonos móviles —y otros dispositivos que emiten ondas de radiofrecuencia— sean al menos 50 veces más débiles. Y apenas unos pocos terminales se acercan a este límite. Sus efectos son tan tenues que, según el estudio, se pueden descartar por insignificantes.

¿Y por qué a veces se calienta la oreja? Los expertos del informe aseguran que es debido a la temperatura de la batería, y no un aumento provocado por campos electromagnéticos.

Muchos investigadores han buscado una relación entre el uso de teléfonos móviles y la aparición de tumores en la cabeza y cuello. Los terminales emiten a más potencia durante las llamadas, cuando están cerca de dichas zonas. Sin embargo, el comité noruego no encontró evidencias de aumento en el número de casos de cáncer —ni en éstas ni en otras partes del cuerpo— que pudiesen tener relación con la telefonía móvil.

Si los teléfonos móviles pudiesen desencadenar la aparición de tumores, sostienen, habría un aumento de los casos durante las últimas dos décadas. En los últimos 20 años el número de usuarios se ha multiplicado de manera exponencial. Pero los registros no muestran que haya ahora más casos que antes.

 

Fuente: ABC.es

Autor

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*