Publicado el: Lun, oct 15th, 2012

¡La culpa es de Eva!

Share This
Tags

Desperté  y, no  la encontré a mi lado, desesperado corrí , corrí, corrí hasta  llegar al rio, y como si viera una película,  descubrí su cabello enmarañado cubriéndole el rostro, su cuerpo desnudo envuelto por la transparencia del agua; de pronto, comencé a sentir un extraño cosquilleo,  una emoción profana revoloteaba en mi cerebro, mi inquieta piel comenzó a  sudar, era inevitable aquello, el frenesí arropó mis pensamientos,  todos los vellos de mi cuerpo erizados pedían  clemencia para detener el vendaval que se aproximaba,  se quebró mi respiración, y la vi venir hacia mí, cubierta por un diminuto rayo de  sol y, esa  sonrisa engañosa que me invitaba a pecar, tomé la única manzana que tenía el árbol de la serpiente por considerarla capaz de tranquilizar aquel corazón enardecido, sin pensarlo, la mordí,  y fue cuando descubrí el mundo real… todo por culpa de Eva.

 

                                                                                                                                                                                                                                                                           Adán.

 

 

José Gregorio Rodríguez
Desenchufao@hotmail.com

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*