Publicado el: Mie, nov 21st, 2012

Que todos los días sea Navidad

Share This
Tags

Tocaron la puerta una y otra vez. Salí corriendo a darles la bienvenida y de uno en uno fueron desfilando hasta abarrotar la casa. Como todos los años, la familia se había reunido para esperarla; una lluvia de abrazos por doquier, muchas anécdotas que contar, una que otras disculpas que acotar; todos, alrededor de la mesa, con júbilo, esperábamos su llegada.

Faltando 5 pa' las 12 miles de regalos comenzaron a invadir nuestras manos, y de pronto, se escuchó un repique de campanas, la Navidad había llegado, la intercepté en medio de la sala antes que se embriagara de felicidad. En sus manos una carta deposité, con unas líneas que unos minutos después compartí con toda la familia: “De regalo quiero que todos los días. sean de unión familiar, que  no tengamos que esperar una fecha para reunirnos, que todos los días sea un motivo para sonreír y decirnos un te quiero, yo solo quiero que todos los días sea Navidad”.

Por: José Gregorio Rodríguez

Deja un comentario

Contra el Reloj: No se hace responsable por ningun comentario emitido por ningun lector

*